Doscientos años de justicia social nos dieron Mission Girls


La Misión y Visión de Mission Girls nos lleva doscientos años atrás, al comienzo del movimiento de las Casas de Asentamiento en Inglaterra.

Los activistas sociales británicos creían que los estudiantes universitarios y gente de clase adinerada deberían establecerse en barrios pobres para lograr un entendimiento intercultural y resolver las tensiones de clase de una sociedad urbana industrializada al proporcionar servicios, trabajar por la reforma social y mejorar la calidad de vida diaria.

Más tarde, se alentó a la clase pobre y sin educación a formar parte del movimiento de las Casa de Asentamiento, y sus esfuerzos llevaron a la fundación de la primera casa de este tipo en 1884, llamada Toynbee Hall en el area este de Londres.

Inspirado por el ejemplo de Toynbee Hall, donde había pasado tres meses, Stanton Coit (1857-1944), Líder del Movimiento Ético en Inglaterra, estableció la primera Casa de Asentamiento americana en el Lower East Side de la ciudad de Nueva York.

“El Gremio del Barrio“, después renombrado Asentamiento Universitario, fundado en 1886, ocupaba un edificio Eduardiano de seis pisos. Se ocupó de los niños durante sus etapas iniciales, y luego sirvió a familias enteras.

El personal de la Casa de Asentamiento residía en el mismo edificio en el que ocurrían los programas y actividades. Sirvieron a los pobres, inmigrantes, mujeres y niños, y consideraron a las personas que usaban sus servicios no como clientes, sino como vecinos. El personal trató de asegurarse de que una variedad de recursos estuvieran disponibles día a día para atender a la mayor cantidad posible de residentes del vecindario. Las casas ofrecían cuidado de niños; referencias a familias que necesitaban atención médica; áreas de actividades y manualidades para niños en edad escolar; clases de idiomas por las tardes y entrenamientos especializados y clases de ciencias sociales y reforma social.

En los Estados Unidos, las Casas de Asentamiento eran dirigidas por mujeres adineradas y educadas quienes, debido al estigma social de la época, no podían ejercer oficios en sus áreas de especialización.

A finales de 1800, las hermanas Rae y Eva Wolfson, de una familia de inmigrantes judío-alemanes, organizaron “Gerentes” para establecer un Club de Niñas en las calles 7 y Folsom, la primera Casa de Asentamiento en el norte de California. Estos llamados “gerentes” eran mujeres de familias destacadas y prominentes de San Francisco.

En 1906, los incendios del terremoto destruyeron el edificio, movilizando esfuerzos para construir el Capp Street Center, que en 1911 se convirtió en el nuevo hogar del Girls Club de San Francisco (1900-1942).

El club brindó servicios a las niñas y sus madres, en su mayoría inmigrantes pobres o recientes trasplantes de California, quienes asistían a actividades culturales, clases de cocina, música, arte y habilidades para la vida, así como a eventos recreativos y sociales a través del Girls Club.

En 1942, el Community Chest (actualmente United Way) recomendó que Girls Club brinde servicios a niños y familias, estableciendo el Girls Club como uno de los programas de Mission Community Center. Para 1958, un estudio encargado por el Cofre de la Comunidad alentó la fusión de tres centros vecinales: Precita Valley Community Center; 24th Street Family Center; y Mission Community Center, creando los actuales Centros Vecinales de la Misión (Mission Neighborhood Centers).

Ubicado en el corazón del Distrito de la Misión, se encuentra el programa Mission Girls, la versión más nueva del Girls Club que ahora atiende a niñas de 8 a 25 años a través de diversos programas de prevención e intervención y actividades extra-curriculares.

“Estuvimos en ese sitio durante 19 años, la propiedad fue comprada por los Centros Vecinos de la Misión para viviendas asequibles para personas de la tercera edad que hayan sido desalojadas a través del Ellis Act.”

Su misión en esta nueva era es de empoderar a las jóvenes apoyando logros académicos para convertirlas en agentes de cambio en su comunidad. Ofrecen prácticas de facilitación de programas y gestión de casos enmarcadas en torno a la prevención y el desvío de la violencia; justicia restaurativa y reducción de daños.

Puede que se pregunte por qué se mudaron de su sitio en el 3007 de la calle 24, y qué les depara el futuro.

“Estuvimos en ese sitio durante 19 años, la propiedad fue comprada por los Centros Vecinos de la Misión para viviendas asequibles para personas de la tercera edad que hayan sido desalojadas a través del Ellis Act,” dijo Gloria Domínguez, Coordinadora del Sitio para Mission Girls Services.

El programa se encuentra actualmente en los Centros Vecinales de Precita Valley durante este período de transición. A partir de abril, la antigua estación de policía en 1240 Valencia Street será su nuevo hogar semi-permanente durante los próximos 5-10 años.

Domínguez está trabajando actualmente en la identificación de un hogar permanente para el programa con la ayuda de donantes de fundaciones. Sus otros objetivos en el futuro son construir una base sólida en el nuevo sitio y continuar llegando a aquellos que más necesitan servicios para brindar una atención y programación de mayor calidad para un crecimiento continuo.

Las agencias comunitarias, los líderes y los defensores se han hecho presentes a lo largo de los años, ¡no los perdamos de vista.